Paren de financiar el desastre climático

Grandes banqueros son parte del problema, no la solución

No podemos salvar el planeta del desastroso cambio climático sin atacar a los mercados financieros. Mientras billones de dólares fluyan hacia la financiación de aún más combustibles fósiles y deforestación, no será posible parar el cambio climático o que las comunidades se puedan adaptar a ello.

Considerando el papel importante que tienen las finanzas en promover el caos climático, una declaración clave del Acuerdo de Paris fue de “crear flujos financieros consistentes que caminen hacia un desarrollo con resiliencia climática y menos emisiones de gases de efecto invernadero”. Aunque este compromiso sea positivo, desde que el acuerdo fue firmado en 2015, los 60 bancos más grandes del mundo han invertido $4.6 billones en proyectos de combustibles fósiles, incluyendo para nueva infraestructura de exploración. Inversionistas obtienen actualmente lucros inmensurables por los altos precios de los combustibles fósiles. Ninguna reglamentación les impide invertir más dinero en la destrucción de nuestro planeta. 

Como los grandes bancos tomaron el control

Este escandaloso escenario sólo ocurre porque en lugar de regular las finanzas, como exigen los movimientos de justicia climática global desde 2010, la COP26 permitió que las coaliciones de corporaciones financieras tomaran el control, con la aprobación de los gobiernos y las Naciones Unidas (ONU). Bajo el liderazgo del ex gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, y del magnata financiero de Wall Street, Mike Bloomberg, la así llamada Glasgow Financial Alliance for Net Zero (GFANZ) se hizo cargo de la agenda de gobernanza sobre finanzas privadas, lo que dejó por consecuencia a algunos de los más poderosos patrocinadores de los combustibles fósiles y de la deforestación a cargo de la reforma de las finanzas privadas para enfrentar el desafío climático, y los organismos oficiales fueron relegados a una discreta posición consultiva.

Desde el principio, estaba claro que las corporaciones financieras y GFANZ veían su compromiso con la COP como una oportunidad más de negocio para obtener beneficios sobre los esfuerzos globales de detención al cambio climático. Sus iniciativas de "Balance cero hasta 2050" nunca previeron ningún recorte significativo y rápido en la financiación de los combustibles fósiles, ni las corporaciones tuvieron la intención de cambiar sus modelos de negocio. Sin embargo, estas medidas son urgentemente necesarias.

En lugar de ello, construyeron una narrativa basada en ilusiones de tecnologías futuras mientras sus emisiones eran compensadas, causando así aún más emisiones y acaparamiento de tierras en el Sur Global. Además, ahora aprovechan su poderosa posición para promover su modelo preferido de finanzas climáticas, el cual depende de exenciones fiscales y de una onerosa protección de las inversiones, una vez más en detrimento del Sur Global.

Esta captura de la gobernanza climática por parte de la financiación privada sólo ha sido posible gracias al crecimiento exponencial del multilateralismo dentro del sistema de la ONU. Este fenómeno, que describe la captura de la gobernanza multilateral en la que se invita a las empresas a sentarse al lado de los Estados en las mesas de toma de decisiones, permitió a los grandes banqueros establecer la agenda y luego llevarla a cabo según sus ideas y visiones. El resultado es que una parte decisiva de las políticas de gobernanza climática se diseña en las salas de reunión de Wall Street y en CIty of London, lo que conduce al caos climático y a la economía maquillada de verde. 

Una crisis climática demanda acción real

El criterio ya no puede ser si las empresas financieras se comportan un poco mejor que el año pasado, ni si prevén algunas mejoras a largo plazo. El criterio debe ser si sus inversiones hacen que el planeta supere los 1,5 °C. La ciencia es clara: tanto la Agencia Internacional de la Energía (AIE, 2021) como el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, 2022) han afirmado que cualquier nueva inversión en infraestructuras de combustibles fósiles nos lleva a superar los 1,5 °C que marcan el límite para un peligroso cambio climático incontrolable.

Los gobiernos, con el apoyo de la sociedad civil y el movimiento climático, deben tomar el control de las finanzas privadas. Necesitamos regulaciones convincentes que nos alejen del colapso climático total. Tenemos que estudiar la fiscalidad de las transacciones financieras y las reformas radicales de los mercados financieros, donde la regulación, la supervisión y la responsabilidad son fundamentales. Tenemos que empezar de nuevo.

Los grandes banqueros y el libre mercado son parte del problema, no la solución.

Nuestras demandas a nuestros gobiernos

Los firmantes, por lo tanto, urgimos a los gobiernos a:

* Limitar y regular la influencia de la industria financiera en los órganos de decisión de la COP. Los financiadores de la catástrofe climática, como el GFANZ, no deberían tener ninguna plataforma en ninguna COP, ni asiento en ningún grupo consultivo, y ninguno de sus representantes debería tener ningún papel en los órganos de toma de decisiones. Además, la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático debe adoptar un marco de rendición de cuentas sobre los conflictos de intereses y un mecanismo de aplicación que limite el contacto con las empresas dedicadas a la exploración, distribución y financiación de combustibles fósiles"

* Hacer que toda la industria financiera cumpla con las cláusulas y objetivos del Acuerdo de París. Necesitamos, como mínimo y no exclusivamente, normas estrictas para eliminar gradualmente las inversiones en combustibles fósiles y la deforestación; e intervenciones de los bancos centrales para aumentar el precio del capital de las empresas con grandes emisiones de carbono.

* Garantizar que los países desarrollados tomen medidas inmediatas para detener todas las inversiones en proyectos de combustibles fósiles, y que se desarrolle un plan creíble para financiar la transición en el Sur Global. Este plan debe responder a las demandas del Sur Global y a la desproporcionada responsabilidad histórica que tiene el Norte Global sobre el cambio climático. También debe incluir planes de compensación para mantener los combustibles fósiles bajo tierra.

* Aumentar sustancialmente los fondos destinados al Sur Global para hacer frente al cambio climático. El fondo anual de 100.000 millones de dólares, prometido en 2009 pero que nunca se cumplió, debe ser revisado, aumentado y debe basarse en subvenciones. El precio de la transición asciende a billones, no a miles de millones. Es necesario llegar a un acuerdo sobre la fiscalidad de las transacciones financieras y de las empresas para alcanzar este objetivo.

Traducido por Transnational Institute

 

Firmado por

Action Aid Netherlands

Africa Network for Environment and Economic Justice (ANEEJ), Nigeria

Africa Transcribe Enterprises

Afrikagrupperna (Sweden)

Aitec

Al-Haq, Law in the Service of Man (Palestine)

Alternative Information and Development Center (AIDC), South Africa

ALTSEAN-Burma

Aluna Minga e.V., Germany

Anti-Jindal & Anti-POSCO Movement, Odisha, India

Asian People's Movement for Debt and Development (APMDD)

Assistance Mission for Africa

Association of Ethical Shareholders Germany

ATTAC Burkina

Aufstehn.at – Verein zur Förderung zivilgesellschaftlicher Partizipation

Bangladesh Nari Progati Sangha (BNPS)

Banktrack

Bio Vision Africa (BiVA)

BreakFree Suisse

CADTM France

CAJUST (Citoyens Actifs pour la Justice Sociale)

Center for Constitutional Rights

Centre tricontinental - CETRI

Church and Society Programme -Livingstonia Synod

Civil Society Coalition on Natural Resources (CSCNR)

Coalition Ecopreneur Kaya (Belgium)

CODEPINK

Collectif BreakFree Suisse

Comitati per i Nuovi Desparecidos

Commission for Filipino Migrant Workers (CFMW)

Committee in Solidarity with Indigenous Peoples of the Americas (CSIA-Nitassinan)

Corporate Europe Observatory

DAWN (Development Alternatives with Women for a New Era)

Ecologistas en Acción

European ATTAC Network

European Coordination Via Campesina (ECVC)

Fairfin (Belgium)

Financial Justice Ireland

Focus on the Global South

Fresh Eyes

Friends of the Earth International

Gender Action

Global Justice Now (UK)

GRAIN

Grands-Parents pour le Climat (Belgium)

Institute for Policy Studies Climate Policy Program

intercoll

Kebetkache Women Development & Resource Centre

KRuHA Indonesia

La Fédération Nationale du Secteur Agricole (FNSA) Maroc

LAB Sindikatua (Euskal Herria)

Law 4 Palestine

London Mining Network

Maan ystävät / Friends of the Earth Finland

Milieudefensie - Friends of the Earth Netherlands

Move your Money

Naturefriends Greece

New Apostolic Centre for Development (NCD), Nigeria

NGO Forum on ADB

Oil Change International (OIC)

Pakistan Fisherfolk Forum

Pakistan Kissan Rabita Committee

Participatory Research & Action Network- PRAAN

Peace Point Development Foundation-PPDF

Plataforma América Latina mejor sin TLC

Re Common (Italy)

Red de Información y Acción Ambiental de Veracruz

REDES-Amigos de la Tierra Uruguay

Reset.Vlaanderen

RQMI : Réseau québécois pour une mondialisation inclusive

Sahita Institute (HINTS)

Setem Catalunya

Society for International Development (SID)

SpiralCentric

The Association for Women's Rights in Development (AWID)

The Gaia Foundation

The Platform of Filipino Organisations in Europe

Third World Network

TIPPING POINT NORTH SOUTH

Trade Justice Pilipinas

Transnational Institute

Transnational Migrant Platform-Europe

Transport & Environment

Unión de Afectados por las Operaciones de Texaco UDAPT

Wacam

Waling Waling - supporting migrant workers rights

WIDE - Network for Women´s Rights and Feminist Perspectives in Development

Women Environs in Zambia

Women's Life Wellness Foundation -Zambia (WLWF)

WoMin African Alliance

World March of Women