Recetas para el cambio climático

la influencia de las empresas responsables de crímenes del clima sobre la COP21

Sería fácil creer que las grandes empresas han cambiado de actitud y se enfrentan realmente al cambio climático. El gas natural hipocarbónico, un precio global para el CO2, ‘emisiones netas cero para finales del siglo’ o ‘agricultura climáticamente inteligente’ son los platos estrella del menú. Desgraciadamente no es así. Este informe muestra cuándo, dónde y cómo las grandes empresas están intentando apropiarse de la agenda de la COP21.

Español / English / Français

Retira las sucesivas capas de relaciones públicas y te encontrarás que el menú que ofrecen nos lleva de cabeza a una catástrofe climática. La receta de las grandes empresas va a requemar el planeta:

No podemos elegir los mejores ingredientes – estamos obligados a incluir el máximo crecimiento económico y un ‘mejor’ combustible fósil (gas natural). No se pueden añadir medidas que vayan en contra de eso, como restricciones a las importaciones de los combustibles fósiles más contaminantes.

No podemos controlar el guiso – los que deciden no van a ser los legisladores, sino el mercado.

Se trata de la misma receta de siempre pero camuflada de ‘cordón verde’ – quieren parecer ecologistas, pero el objetivo de la industria es seguir emitiendo gases invernadero que sean ‘succionados’ fuera de la atmósfera por tecnologías de nuevo cuño que son quimeras.

En algunos casos se trata de las sobras de ayer disfrazadas de plato nuevo – por ejemplo cambiando la imagen de la agricultura industrial con la etiqueta de ‘climáticamente inteligente’.

Este informe muestra cuándo, dónde y cómo las grandes empresas están intentando apropiarse de la agenda de la COP21, las negociaciones de la ONU sobre el clima que tiene lugar este invierno en París. El fundamentalismo de mercado y las falsas soluciones tecnológicas que se barajan nos distraen de los verdaderos culpables y retrasan soluciones reales. La mayoría de los líderes políticos han optado por medidas que permitan a las grandes empresas seguir con sus modelos de negocio y generar beneficios. ¡Necesitamos otro recetario! Y de paso, otros cocineros.

No hay muchas esperanzas de que el acuerdo que están cocinando en París solucione en algo el cambio climático. Pero aún podría haber un punto de inflexión importante para deslegitimar el peligroso y destructivo papel que juegan las empresas responsables de crímenes del clima en la adopción de las políticas climáticas.