Políticas precocinadas

un año de acceso privilegiado de las grandes empresas energéticas a los Comisarios europeos para el clima

Un año después del nombramiento de Cañete y Šefčovič, Corporate Europe Observatory (CEO) analiza con quién se están reuniendo los Comisarios responsables de las políticas climáticas y energéticas; y se encuentra con las grandes empresas energéticas dominando la agenda.

De acuerdo con los datos proporcionados por la propia Comisión, el 80% de las reuniones que Miguel Arias Cañete, Comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, y Maroš Šefčovič, Vicepresidente para la Unión Energética, tuvieron con lobbies durante su primer año de mandato, fue con el sector privado. Las grandes empresas energéticas, conocidas como Big Energy, dominaron las reuniones. Y entre ellas muchos de los mayores culpables del cambio climático. Tres cuartas partes de los encuentros que han tenido lugar este año con la industria energética para discutir sobre las políticas de clima y energía fueron con empresas de combustibles fósiles.

Este acceso privilegiado se ve reflejado en las políticas de la Comisión, desde la dirección de la Unión Energética que nos encadena a las infraestructuras de combustibles fósiles, hasta la relajación de las ambiciones climáticas de la Unión Europea. Pero la ciencia del clima confirma que tenemos que dejar al menos el 80 por ciento de los combustibles fósiles en el subsuelo con el fin de evitar las consecuencias más trágicas del cambio climático. El plazo para impedir una catástrofe climática se acabará dentro de diez años y sólo va a ser posible si reducimos las emisiones drásticamente, aumentamos las verdaderas energías renovables e incrementamos radicalmente la eficiencia energética. Un año después de su estreno, esta Comisión nos lleva en la dirección opuesta.